DE TU ARTE A MI ARTE

miércoles, febrero 21, 2007

La pena sabrosa

Mucha gente por temor al sufrimiento prefiere evitar los altibajos de la pasión, en particular los derrumbes posteriores al éxtasis, sin tomar en cuenta que la privarse de ese riesgo se privan también de una existencia mas plena.

Gracias a los boleros y las canciones rancheras se puede disfrutar al máximo de las alegrías y saborear golosamente las penas.Escuchando atentamente las canciones de José Alfredo Jìmenez, Cuco Sanchez, Tomas Mendez, etc.Se puede llegar a la conclusión de que para un trovador bohemio, la pena de de perder a la mujer amada es infinitamente mas placentera que el deseo de poseerla.Muchas de las canciones tocadas por tríos y mariachis celebran la ruptura amorosa desgarradora, la traición de una ingrata o el amor no correspondido.

La poética del bolero y la canción ranchera póstula un arte de amar que la mismo tiempo es una declaración de principios; la vida no vale nada sin la pasión y no puede haber pasión excenta de dolor.

Nuestros grandes compositores se ufanan de su desgracia ante los extraños y lo proclaman en son de triunfo: "Si te cuentan que me vieron muy borracho, orgullosamente diles que es por ti..", presume José Alfredo con los ojos anegados en llanto.

El espectáculo de los que alguna vez hemos exhibido nuestras llagas de amor en alguna cantina, ahogados en alcohol y berreando alguna estrofa de cualquier canción ranchera, es patético, no se puede negar.

Querer vivir como si la vida fuera un bolero o una canción ranchera puede conducirnos a la locura o a la cirrosis.Pero un destino peor le espera a gente sensata, sobria, enemiga de los desfiguros, que rige su vida por principios, de evitar riesgos y por miedo a perder la compostura.... ni siquiera conocen el sabor de sus penas.

Enrique Serna

Posted by Don Mike :: 10:21 p. m. :: 6 Comments:

Post /LEER LOS FINISIMOS COMENTARIOS..!AHHH SIMON!

---------------oOo---------------